MrJam Centro Moderno de Música
     
Empresa

La música es una manifestación del espíritu humano que admite, tal vez más que ninguna otra, una gran multiplicidad de enfoques. Desde el punto de vista de la creación se la puede relacionar con la palabra y los propios ritmos y ciclos más primarios del hombre y de la naturaleza. Pero, a la vez, la música supone la culminación del pensamiento abstracto y de las posibilidades creativas de la mente humana.

Por otra parte, en la actualidad la música, además de un arte complejo y evolucionado y una manifestación cultural de primera magnitud, es también una gran industria, en la que cobran importancia conceptos como marketing, management, ventas, derechos de autor, generación de empleo, etc. Desde otro punto de vista, la música no es ajena a la generalización de las nuevas tecnologías en la sociedad actual, con lo que se ve influida en todos sus aspectos por la informática, la electrónica, etc.


En MrJam Centro Moderno de Música percibimos la necesidad de proveer a la sociedad de profesionales cualificados, tanto en el ámbito artístico (creadores, intérpretes, etc.) como en todos los campos relacionados (técnicos de sonido, managers, productores, arreglistas, etc.), así como de servicios profesionales adecuados para empresas y particulares en diferentes areas relacionadas con la música: creación audiovisual, contratación de músicos y grupos, etc. De este modo pretendemos contribuir al desarrollo y sostenimiento del sector cultural en nuestro entorno geográfico.

Por tanto, en MrJam Centro Moderno de Música nos interesa la música en todos sus múltiples aspectos, y tratamos de ofrecer, en todas las actividades que desarrollamos una visión completa y multidimensional de la misma, que es simultáneamente placer y ciencia, diversión y creación, belleza e industria, comunicación y reflexión, improvisación e investigación, tradición y vanguardia. Esperamos en las próximas páginas ser capaces de transmitir la pasión que sentimos por este maravilloso arte de los sonidos.


Al fin y al cabo … ¡todos hemos sentido alguna vez la magia de la música!